Málaga: 952220944           Granada: 958139892          Algeciras: 956666696                 TU OPINIÓN            CONTACTO

BLOG Unidad de Ecografia Centro Gutenberg

La  Medicina Fetal es la oportunidad que tenemos de cuidar de ese paciente que nos muestra el ecógrafo y procurar que sea un bebé más sano al nacer.

Así de bonito y así de revolucionario. Esta subespecialidad de la Ginecología y la Obstetricia nace de una “revolución” en la Medicina clásica, hace apenas tres décadas. Una disciplina muy joven, que surge con una serie de avances científicos y tecnológicos que favorecieron la aparición de una nueva perspectiva: la que mira al feto como un paciente al que podemos diagnosticar, tratar y -en casos excepcionales- incluso operar dentro del vientre materno, y ofrecerle una mejor calidad de vida al nacer.

De este modo, nos permite integrar la atención prenatal y postnatal, y realizar un seguimiento que hace que el historial clínico del bebé comience antes de nacer.

Así, si es necesario, nos permite recurrir a compañeros de otras especialidades – pediatras, neonatólogos, cardiólogos, genetistas, cirujanos, traumatólogos, digestivos…- o, incluso, elaborar un plan de parto y estar preparados para las necesidades que el bebé pueda tener al nacer.

La mamá, el bebé, y el correcto desarrollo del embarazo son el centro de esta especialidad. La ecografía es nuestra principal herramienta de vigilancia del feto y de todo lo que ocurre dentro del vientre materno. Nos permite estudiar su anatomía, estimar su peso, así como controlar la función placentaria o circulatoria.

El rápido desarrollo de esta especialidad permite analizar aspectos cada vez más complejos, e introducir pruebas como la ecocardiografía o la neurosonografía fetal, que estudian en detalle la actividad cardíaca o el cerebro del bebé, y también trabajar, cada vez más, de la mano de la genética, que cada vez nos da más información.

Además, ha supuesto un gran avance en el manejo de patologías obstétricas clásicas, como problemas en el crecimiento fetal, riesgo de prematuridad, o enfermedades propias del embarazo, como la preeclampsia.

El aborto bioquímico es la forma más temprana de  pérdida gestacional, una interrupción muy precoz del desarrollo embrionario. Una patología frecuente, muchas veces invisible, ya que puede pasar desapercibida y confundirse con una menstruación. ⁣

¿Cómo ocurre el aborto bioquímico?

El espermatozoide y el óvulo se han unido y el embrión se ha desarrollado hasta el día 6, cuando se produce la implantación. En ese momento, se produce un fallo que impide la evolución del embarazo.

Sin embargo, el cuerpo de la madre ya ha producido hormona de embarazo (beta-hCG) por lo que, al hacerse un test, obtendrá un resultado positivo. Pasados unos días, en cambio, los niveles de beta-hCG no aumentarán de forma exponencial, como lo harían en un embarazo evolutivo.⁣

¿Cuándo se produce?

En fase implantacional, en torno a semana 5, cuando el saco gestacional aún no es visible en ecografía.⁣

¿Con qué frecuencia se produce?

La pérdida gestacional precoz es aquella que se produce durante el 1er trimestre y afecta, aproximadamente, a un 20% de las gestaciones totales.

La mayor parte se producen en fase implantacional y, en su mayoría, la no evolución de ese embarazo no afecta a la capacidad reproductiva de la pareja.⁣

¿Por qué sucede?

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa y, si se conoce, lo más frecuente es que se deba a un problema cromosómico que, normalmente, se tratará de un error ocurrido al azar en la concepción de ese embarazo, y que no significa necesariamente que vaya a repetirse en el futuro.

Entre otras posibles causas –más asociadas al  aborto de repetición- pueden encontrarse malformaciones uterinas, trastornos hormonales, de la sangre o inmunitarios, o hábitos poco saludables en la pareja. ⁣

Un aborto bioquímico no tiene por qué disminuir las posibilidades de conseguir otro embarazo pero, si se repite, debemos tenerlo en cuenta para valorar un estudio específico de abortos de repetición.

La visión positiva es que la pareja ya ha conseguido fecundar y formar un embrión, pero es natural que ocasione dolor, frustración o preocupación. Es recomendable consultar con tu médico para aclarar dudas y conseguir un embarazo evolutivo sano.

Últimamente, se ha puesto muy de moda lo que se conoce como ecografía 8K, ecografía 10R y similares y, cada vez más, sois muchas las pacientes que nos preguntáis si la realizamos en nuestro centro.⁣

La respuesta es que SÍ. En Ecografía Gutenberg sí tenemos disponible la ecografía 8K. Pero queremos contaros bien en qué consiste…⁣

En qué consiste la ecografía 8k o 10R

“8K” no significa mayor calidad, ni del ecógrafo ni de la imagen en sí. Se trata, simplemente, de un filtro que se aplica de forma posterior a la realización de la ecografía y que aporta mayor realismo o definición en las facciones del bebé. ⁣

El coste adicional viene dado por ese trabajo extra que realizamos sobre la imagen que nos ha dado el ecógrafo.⁣

Por tanto, el “boom” de este tipo de ecografías, nos sirve para recordar que la mayor calidad en nuestro trabajo no la da ningún filtro. La verdadera calidad viene dada por la tranquilidad de saber que todo se desarrolla de la manera en que debe hacerlo y por el estudio completo de la anatomía del bebé que solamente un médico especializado puede realizar.⁣

Y, como siempre os recomendamos, una vez que hemos comprobado que todo marcha de la forma correcta, somos los primeros que disfrutamos viendo con vosotros la carita de vuestro bebé, de la forma más realista posible, gracias a la última tecnología de nuestros ecógrafos.

Si necesitas una cita para realizar tu consulta, no dudes en contactarnos.

En estas últimas semanas hemos tenido varios casos de pacientes que han venido a la Unidad de Ecografía de Centro Gutenberg para pedir una segunda opinión, tras haber recibido un diagnóstico de “posible brida amniótica”, que, finalmente, hemos comprobado que no era tal.

Afortunadamente, el síndrome de bridas amnióticas es extremadamente raro y poco frecuente. Además, su diagnóstico diferencial [el proceso por el cual los médicos distinguimos este síndrome de otras causas con las que se puede confundir] nos deja una lista de otras posibles causas que deberemos descartar antes de llegar a ese diagnóstico.

Por tanto, el objeto de este artículo es tranquilizar con respecto a este tema, que puede asustar mucho si la paciente busca información sobre él.

¿Qué es una brida amniótica?

Una brida amniótica es una “cinta” o fibras sueltas que, en muy raras ocasiones, se desprenden del saco amniótico y pueden enredarse o pegarse en el cuerpo o las extremidades del bebé, pudiendo producir malformaciones o alteraciones en su crecimiento.

Es una entidad poco frecuente, con una incidencia que varía del 1/15.000 a 1/50.000. Dentro de esa incidencia, la mayoría de los casos son leves y solamente un pequeño porcentaje produce complicaciones severas.

En su diagnóstico diferencial, deberemos descartar otras causas que puedan confundirse con una brida amniótica, tales como: lámina amniótica, placenta circunvalada, membranas de embarazo múltiple, despegamiento amnio-corial, tabique uterino o sinequia uterina, siendo todos estos bastante más frecuentes y con mucho mejor pronóstico que la banda amniótica.

A modo de ejemplo, incluimos (imagen bajo este párrafo) la ecografía de un tabique uterino que había sido diagnosticado erróneamente como brida amniótica.

ecografía utero

Al llegar a nuestra Unidad de Ecografía, identificamos la existencia de signo lambda y la vascularización del tabique como claves diagnósticas de que nos encontrábamos ante un tabique uterino, y no ante una banda amniótica.

Y vosotras… ¿habíais oído hablar de bridas amnióticas? ¿alguna se ha encontrado ante este posible diagnóstico? ¡Contadnos vuestra experiencia en comentarios!

Sin duda, el gran éxito de nuestra Unidad de Ecografía de Centro Gutenberg ha sido incorporar a nuestro equipo a aquellos profesionales de la Ginecología y la Obstetricia que han despuntado en el campo de la Medicina Fetal. Y la trayectoria del Dr. José Ramón Andérica es un fiel reflejo de ello.

 

Lo cierto es que a nuestro fundador, el Dr. Guillermo Azumendi, siempre se le ha dado especialmente bien la labor de “ojeador”. Observar, detectar talento, y fichar para su equipo a las jóvenes promesas en el campo de la  Ecografía Prenatal. Con el Dr. Andérica lo tuvo claro desde que éste aún era residente del Hospital Materno Infantil.

 

El Dr. Andérica destacó desde sus inicios, haciendo durante su residencia un especial hincapié en la Medicina Fetal. Una vez terminada su residencia, en el año 2004, se fue incorporando de forma progresiva a nuestra Unidad.⁣

 

Y, ¡hasta día de hoy! Dieciocho años en los que no ha dejado de crecer en sus “dos casas”: Materno y Gutenberg.⁣

 

De su labor, destacamos con especial orgullo su preparación para la atención de parejas que se enfrentan a la pérdida gestacional, poniendo todo su conocimiento y cariño para acompañarles en su duelo. En este sentido, se hace especialmente importante su formación en Medicina Psicosomática, un área tan poco conocida como importante de nuestra profesión, y en la que nuestro compañero es referente a nivel nacional, contando con ponencias en los grandes congresos centrados en esta subespecialidad.

 

Centró su tesis doctoral en la investigación sobre el desarrollo de la corteza cerebral del feto siendo, por tanto, uno de los grandes expertos en Neurosonografia Fetal de nuestra Unidad.⁣

 

Las que lo conocéis podréis entender por qué es una de las piezas clave de esta gran familia que formamos. Y es que, más allá de esta brillante trayectoria profesional, el Dr. Andérica es de esas personas que hacen piña que, desde su llegada, se ha convertido en nexo de unión para todos sus compañeros y que es líder indiscutible… también cuando nos reunimos fuera de horas de trabajo.⁣

 

¡Un honor trabajar y aprender cada día a su lado!

Puedes ver a otros miembros del equipo o ver los artículos que hemos realizado para el Dr. Daniel Abehsera o la Dra. Ana Astorga.

En la clínica Ecografía 4D Gutenberg, celebramos 35 años cuidando de la mujer en todas las etapas de su vida… y de su bebé, desde antes de nacer.

 


“El miedo es un muro que nos bloquea. La confianza es una alfombra, un césped sobre el cual caminar.”

 

Al leer esta frase, pensé en vosotras, en nuestras pacientes. Y es que, ya lo hemos hablado otras veces… La maternidad, desde antes del embarazo mismo, es un baile de emociones. De ilusiones, sueños y amor, pero también de miedos y, en ocasiones, de muchas lágrimas.⁣

La ilusión por hacer que vuestra familia crezca o el amor por ese bebé que vendrá a uniros aún más como pareja, se mezcla con el miedo. Miedo a que no llegue, miedo a que algo no vaya bien, miedo al parto, miedo a que no todo sea como imaginasteis.⁣

Miedos que bloquean, que nos llenan de dudas y nos impiden avanzar. Y para todos esos miedos, tenemos el mejor antídoto: la confianza.⁣

 

 

“Cuando más miedo sentimos es cuando, si nos fijamos, más fácil nos resulta identificar a esos ángeles que aparecen en el camino para cogernos de la mano, dispuestos a atravesar con nosotros algún que otro empedrado hasta llegar a ese tapiz verde y mullido que es la confianza”.⁣

 

 

La confianza en ti misma, en la naturaleza y en tu cuerpo. La confianza en tu pareja, en las personas que más te quieren y en quienes te rodean. La confianza en el equipo médico que habéis elegido para que os acompañe en este camino.⁣



Gracias a todas las que, desde hace ya 35 años, nos habéis elegido para acompañaros en el camino más importante de vuestra vida: el de ser madres.

La revista ¡HOLA! publicaba, en su sección de “embarazo” un artículo sobre percentiles fetales, un tema para el que nos pidieron colaboración y el Dr. Pedro Azurmendi resolvió las dudas que planteaban.

En este artículo podrás leer un extracto del artículo, si quieres leerlo completo puedes visitarlo en la propia web de la revista ¡Hola!

¿Qué es un percentil?

El percentil es un valor estadístico que sitúa a cada bebé en una posición del 0 al 100 entre cien bebés de su misma edad gestacional y sexo, siendo el 0 el más delgadito, el 50 el que está justo en la media y el 100 el de mayor peso.⁣

¿Cómo se establece el percentil fetal?

Se tienen en cuenta varios parámetros: sexo del bebé, edad gestacional (medida en semanas y días exactos) y peso estimado.⁣

Y, ¿cómo estimamos el peso del feto?

Realizamos una biometría fetal, basada en las mediciones de la cabeza del bebé (ancho y diámetro), perímetro abdominal y longitud del fémur. ⁣

¿Qué información aporta el percentil fetal?

Ayudan a determinar si el crecimiento del bebé está siendo el adecuado y a detectar aquellos casos que puedan estar alertándonos de la existencia de alguna complicación en el embarazo.⁣

¿Por sí solos, los percentiles indican anomalías?

Al igual que sucede en casi todos los ámbitos de la Medicina, por sí solos los percentiles no indican anomalías, pero sí suponen un aviso de que puede haber una complicación que habría que descartar con más pruebas.⁣

¿Cuáles podrían ser esas complicaciones?

Los percentiles por debajo de 10 precisarán de un estudio con ecografía doppler ya que pueden estar relacionados con alteraciones en la función placentaria y retrasos de crecimiento o con otras complicaciones menos frecuentes, como son causas genéticas o infecciosas. Si el feto está por encima del percentil 97, se considera grande para su edad gestacional y la principal causa suele ser una diabetes gestacional no diagnosticada. ⁣

Y, como siempre os decimos: ante cualquier duda, consultad con vuestro ginecólogo y buscad siempre información que venga de profesionales.

Os pedimos una analítica, vais al laboratorio a realizar la extracción de sangre, os dan un código para consultar los resultados online y… ¡aparecen los famosos asteriscos!⁣

Saltan todas vuestras alarmas, entráis en internet , empezáis a buscar aquellos términos que aparecen en negrita con el pequeño asterisco al lado… Confusión, preocupación, nerviosismo, ansiedad… A menudo entráis en pánico e intentáis contactar con vuestro médico de todas las formas que se os ocurren. Email, Instagram, teléfono… con máxima urgencia y preocupación. ⁣

¡Tranquilidad! En la mayoría de los casos, cuando un especialista interpreta la analítica, esos “valores alterados” no suponen ningún problema. Y es que, hay que leer la analítica en el contexto clínico determinado y, por supuesto, confiar siempre en el profesional que los ha indicado para que sea él también quien realice su interpretación.

Este es un artículo que se ha sacado de un extracto de una publicación en el Instagram de Ecografía Gutenberg, aquí puedes seguir toda la conversación que se inició a partir de la publicación.

Si tienes alguna duda que hemos sabido resolver, puedes ponerte en contacto con nuestro centro de atención, solicitando una cita

En este artículo queremos hacer mención a la actualización protocolo de uso de Heparina en pacientes embarazadas Covid positivo por la sociedad española de trombosis y hemostasia a 24/01/2022.

Gran cambio en el manejo de pacientes Covid +

Aquellas en el primer o segundo trimestre, sin sobrepeso, con menos de 35 años , sin otros factores de riesgo y con sintomatología leve o asintomáticos no será necesario la administración de Heparina.

Si estás embarazada y eres Covid positivo debes consultar con tu médico para que determine los factores de riesgo de trombosis para valorar la necesidad o no de uso de Heparina.

Si tienes alguna duda, puedes realizar una consulta o solicitarnos una cita en los centros ginecológicos de Málaga, Granada o Algeciras.

Los pies zambos o equinovaro es uno de esos diagnósticos relativamente frecuentes en nuestra especialidad, y que -a pesar de lo impactante que puede resultar cuando lo informamos- con el tratamiento correcto, tienen una magnífica solución. ⁣

El pie equinovaro es una malformación congénita del pie, que hace que éste aparezca con la planta rotada al interior y con cierta inclinación hacia arriba de la punta. Aparece en, aproximadamente, 1/1.000 bebés y en muchas ocasiones afecta a ambos pies, siendo más frecuente en niños que en niñas.⁣

Diagnóstico prenatal⁣⁣

Los avances en Medicina Fetal nos permiten anticiparnos en el diagnóstico del pie equinovaro, pudiendo asesorar a la familia durante el embarazo y evitar a los papás el impacto visual y la sorpresa que ocasionaría descubrir esta anomalía en los pies de su bebé en el momento del parto.⁣

Una de las grandes ventajas de nuestra especialidad es ofrecer un enfoque multidisciplinar y un seguimiento especializado de cualquier alteración. Así, el seguimiento del pie zambo se realizará de forma conjunta con traumatólogos pediátricos. En nuestro caso, confiamos en la especialista la Dra. Irene de Gálvez, que informará a los papás sobre el tratamiento que necesitará su bebé y sus altas tasas de éxito. ⁣

¿Cuándo podemos diagnosticar el pie zambo?

⁣Normalmente, lo podemos ver en torno a la semana 20 de embarazo aunque, en ocasiones, podemos verlo algunas semanas antes.⁣

A veces, se trata de un hallazgo transitorio, que puede deberse a las extrañas posturas que adoptan los bebés dentro del útero. Por eso, cuando sospechamos por primera vez que el bebé pueda tener pie zambo, recomendamos repetir la ecografía, para descartar que se trate de algo postural. ⁣

Tratamientos⁣

La mayoría de casos se solucionan con férulas o yesos progresivos que, en algunos casos, irán acompañados de una mínima cirugía, consistente en una pequeña incisión con anestesia local en un tendón.⁣

Así que… ¡tranquilidad! Puede que recibir este diagnóstico resulte aparatoso, pero, a día de hoy, los tratamientos tienen resultados excelentes y, a largo plazo, el desarrollo del bebé es totalmente normal.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies