Ecocardiografía Fetal

Ecocardiografía fetal:

Es un estudio ecográfico específico del corazón fetal, a fin de comprobar el adecuado desarrollo del mismo, mediante una ecografía de alta resolución dotada de Doppler color.

Debe ser efectuado por  médicos expertos,  especialistas en el estudio del corazón fetal.

¿Cúando puede realizarse la ecocardiografía fetal ?:

Puede realizarse en cualquier momento de la gestación, a partir  del  cuarto mes,  cuando se sospeche una anomalía del desarrollo del corazón fetal.

Cuando no exista esa sospecha, hay dos momentos importantes para llevarla a cabo:

Ecocardiografía de 20-22 semanas: Este será el momento idóneo para el realizarla cuando queramos diagnosticar la mayoría de las malformaciones cardíacas fetales. Se realiza por vía transabdominal.
Ecocardiografía Precoz ( en 15 semanas): Está indicado practicarla en este momento en aquellas gestaciones de alto riesgo de cardiopatía ya que permite un estudio temprano del corazón fetal. Se suele realizar por vía transvaginal.

Permite confirmar el normal desarrollo del corazón fetal, o por el contrario, diagnóstica un problema en el desarrollo del corazón fetal (cardiopatía congénita).

En familias con antecedentes y otros factores de riesgo de cardiopatía, comprobar la aparente normalidad del corazón fetal a las 14-15 semanas permite reducir considerablemente el nivel de ansiedad de la paciente y sus familiares.

Si durante el estudio se sospecha una alteración del desarrollo cardíaco, la precocidad del diagnóstico permite disponer de un mayor tiempo para efectuar estudios complementarios. Además, en casos muy seleccionados, permite plantear tratamientos intraútero, evita técnicas innecesarias, permite planificar el adecuado control gestacional así como el momento y lugar óptimo de asistencia al parto.

En casos severos, la precocidad diagnóstica de esta técnica permite plantear de forma temprana la opción de finalización de la gestación, con las ventajas que supone plantear dicha opción en un momento temprano de la gestación.

Obviamente, al tratarse de una exploración ecográfica, no comporta ningún riesgo para el feto ó la madre.

Sin embargo, no todos los problemas de desarrollo cardíaco aparecen de forma temprana, por lo que, si el estudio se ha efectuado en la primera mitad de la gestación, se recomienda completar el estado cardíaco en etapas más avanzadas de la gestación.

En todas las gestantes de alto riesgo de cardiopatía o síndromes que cursan con alteraciones cardíacas, o bien cuando su ginecólogo así lo considere o recomiende:

Antecedentes personales y familiares de cardiopatía.
Enfermedades maternas (como la diabetes mellitus, las enfermedades metabólicas, las enfermedades auto inmunes).
Edad materna avanzada.
Exposición a teratógenos (fármacos, radiaciones, infecciones intrauterinas).
Visión incompleta del corazón fetal en la ecografía rutinaria.
Ecografía sospechosa de anomalía cardíaca.
Marcadores tempranos de cardiopatía (translucencia nucal aumentada, ductus vensoso alterado).
Ante cualquiera malformación o anomalía fetal.
Transtornos del ritmo cardíaco fetal o materno.
Alteraciones del crecimiento fetal.
Gestaciones múltiples (especialmente gestaciones monocoriales).
Paciente de alto riesgo de cromosomopatía que rehúsan realizar una técnica invasiva de diagnóstico prenatal (amniocentesis o biopsia corial).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies